Los ácidos grasos trans aumentan los niveles de colesterol total, en especial del colesterol LDL, conocido popularmente como “colesterol malo”, mientras que reducen el colesterol HDL o “colesterol bueno”

La evidencia sobre los efectos perjudiciales de los ácidos grasos trans a nivel cardiovascular es amplia, como recoge la OMS: el alto consumo de este tipo de grasa aumenta considerablemente -un 34%- el riesgo de muerte por cualquier causa y un 28% las muertes por cardiopatías coronarias. Según este organismo, la ingesta de grasas trans es responsable de más de 500.000 muertes prematuras al año en todo el mundo por cardiopatías coronarias.

Pero cómo afecta su consumo al corazón? Por un lado, la ingesta de ácidos grasos trans incrementa la concentración del colesterol LDL, también conocido como «colesterol malo», por ser el más perjudicial, y disminuyen la concentración del colesterol HDL o «colesterol bueno», que es más beneficioso. Además, el consumo de este tipo de grasas se asocia a un aumento del nivel de triglicéridos y de inflamación, y esta última tiene un papel importante en el desarrollo de la diabetes y la aterosclerosis que, a su vez, incrementan el riesgo cardiovascular.

Grasas trans: qué son y dónde se encuentran:

Los ácidos grasos trans provienen de dos fuentes: una natural y otra artificial o industrial. La fuente natural proviene de los animales rumiantes como la vaca, la oveja o la cabra. Aproximadamente un 5% del consumo total de ácidos grasos trans que consumimos proviene del consumo de grasa de rumiantes, a través de productos como la mantequilla, crema, nata, leche entera o carne grasa.

Por otro lado, la fuente industrial de ácidos grasos trans ocurre al hidrogenar parcialmente aceites vegetales. Mediante un proceso de hidrogenación logran mejorar el sabor, la textura y la durabilidad de los alimentos cocinados o elaborados con ellas. Si bien algunos alimentos pueden tener grasa trans de manera natural y esta no es provocada siempre por procesos tecnológicos, este tipo de grasa se encuentra principalmente en productos procesados.

Otras noticias

¿Cuánto debemos caminar cada día?

Tradicionalmente se ha dicho que caminar 10.000 pasos al día ayudaba a prevenir enfermedades cardiovasculares que ponen en riesgo la vida de las personas de hábitos sedentarios. Estudios científicos han analizado esta afirmación buscando qué hay de cierto y qué hay de leyenda.

Leer más »