Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad cardiovascular de origen isquémico o arterioscleroso (ECVA) es la primera causa de muerte en el mundo y, especialmente en los países desarrollados. En las Arterias Coronarias, las que irrigan el corazón, se producen depósitos del colesterol LDL (lipoproteínas de baja densidad) que son fundamentales en el desarrollo de la arteriosclerosis, que da lugar a la obstrucción de estas arterias, con el consiguiente infarto de miocardio

La reducción del colesterol LDL es el principal objetivo de las estrategias para prevenir o tratar la ECVA. El primer escalón del tratamiento de este LDL son las famosas Estatinas, son eficaces y han demostrado beneficios en la reducción de la enfermedad cardiovascular, un 21% por cada 40 mg/dl de descenso de colesterol LDL.

Además las nuevas guías de la AHA (American Heart Association) refuerza la importancia de reducir el riesgo de por vida de la ECVA, y recomienda en prevención secundaria niveles de colesterol LDL por debajo de 70 mg/dl.

Sin embargo un porcentaje significativo de pacientes no tolera las estatinas a dosis óptimas, o son parcialmente resistentes a su acción, fundamentalmente en las Hipercolesterolemias Genéticas. Además, y aquí lo importante, vemos frecuentemente pacientes del tipo: «persona sin factores de riesgo clásicos para enfermedad cardiovascular (tabaco hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia…)» que un día sufre un infarto de miocardio con desenlace fatal o no fatal, que nos deja sorprendidos… Aquí entra en escena la Lipoproteína A, una fracción del colesterol LDL, MUY aterogénica cuyos niveles no se suelen pedir en las analíticas «normales», que viene definida genéticamente y sus niveles no suelen variar desde los 5 años de edad y que NO responde a estatinas, ni a dieta ni a ejercicio. Un auténtico desafío, y que explica muchos de los casos que comentamos.

Esta Lipoproteína A se puede y se debería medir en todas las personas, porque tenemos la suerte de contar recientemente con un tratamiento eficaz para su reducción, tanto de ella como del colesterol LDL. Son los Anticuerpos Monoclonales Anti-PCSK9, actualmente hay 3, descienden entre un 42-66% el colesterol LDL y entre un 18-32% la lipoproteína A (para la cual no teníamos tratamiento y es muy aterogénica). Es simplemente espectacular.

Por todo ello disponemos de un nuevo grupo de fármacos hipocolesterolemiantes, muy potentes, bien tolerados, para completar las opciones terapéuticas en sujetos de alto riesgo cardiovascular.

A tener en cuenta que estos fármacos NO ESTÁN FINANCIADOS POR EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD, pero tienen un costo muy asumible e inferior a los que nos podemos gastar en dos cenas al mes con amigos o familiares.

Otras noticias

¿Cuánto debemos caminar cada día?

Tradicionalmente se ha dicho que caminar 10.000 pasos al día ayudaba a prevenir enfermedades cardiovasculares que ponen en riesgo la vida de las personas de hábitos sedentarios. Estudios científicos han analizado esta afirmación buscando qué hay de cierto y qué hay de leyenda.

Leer más »