Hasta un 75% de pacientes no controla su colesterol malo (LDL), principal causa de obstrucción de arterias (aterosclerosis)

El arsenal terapéutico es diverso pero aún quedan pacientes que no cumple objetivos de colesterol malo (LDL), principal causa de enfermedad vascular aterosclerótica (obstrucción arterial). La enfermedad cardiovascular constituye la primera causa de muerte en los países desarrollados, entre los que se encuentra España, y lejos de ir disminuyendo, las tasas aumentan año tras año en todo el mundo. La aterosclerosis o formación de placas de ateroma en las arterias, derivada de la acumulación de colesterol LDL en sangre, suele estar en el origen de las alteraciones vasculares ateroscleróticas. 

La ateroesclerosis es la lesión básica sobre la que se desarrolla prácticamente toda la enfermedad cardiovascular. Se caracteriza por el desarrollo de múltiples placas de ateroma, formadas básicamente por colesterol cubierto de una placa fibrosa, que de forma muy simplificada puede estrechar la luz capilar de forma progresiva o bruscamente por ulceración de la placa, hemorragia y trombosis de la misma, siendo el sustrato de los eventos isquémicos tanto a nivel miocárdico, cerebrales y en arterias periféricas». Así estas placas se pueden cronificar, se calcifican o pueden romperse o ulcerar y producir un evento cardiovascular: infarto de miocardio o ictus. 

Existe, además, un nuevo concepto que empieza a tener importancia, la aterosclerosis subclínica, Consiste en la presencia de placas en personas que se encuentran asintomáticas y que se detectan mediante técnicas de imagen -esenciales para conocer la carga de placa e individualizar el tratamiento, como el score de calcio obtenido del TC coronario sin contraste o la ecografía vascular. La detección precoz de la carga de placa, es una ventana de oportunidad para actuar sobre la población que está en riesgo pero que todavía no ha presentado ningún evento, lo que constituiría una prevención primaria.

Otras noticias

¿Cuánto debemos caminar cada día?

Tradicionalmente se ha dicho que caminar 10.000 pasos al día ayudaba a prevenir enfermedades cardiovasculares que ponen en riesgo la vida de las personas de hábitos sedentarios. Estudios científicos han analizado esta afirmación buscando qué hay de cierto y qué hay de leyenda.

Leer más »